La Comunión Anglicana

La Comunión Anglicana es una afiliación mundial de iglesias anglicanas. No existe una iglesia anglicana propiamente dicha, con alguna especie de autoridad jurídica universal, puesto que cada iglesia nacional o regional tiene completa autonomía. Como su nombre sugiere, la Comunión Anglicana es una asociación de estas iglesias en comunión con la iglesia de Inglaterra.

Nuestra Historia

La Iglesia Anglicana (Comunión Anglicana), es una iglesia histórica que ha existido en Gran Bretaña desde los primeros siglos de la era cristiana, como lo certifica el Concilio de Arles, celebrado en el año 313 en donde participaron tres obispos británicos. 

Durante el siglo XVI, en medio de la crisis espiritual que atravesaba Europa, la iglesia británica se suma al proceso de Reforma protestante, que retoma el Evangelio predicado por la iglesia primitiva (primeros cristianos), contenido en La Biblia. Comúnmente, se cree que la iglesia anglicana fue creada por el rey Enrique VIII, y muchos textos escolares así lo presentan. Sin embargo, el espíritu reformador del siglo XVI estuvo presente en Gran Bretaña desde mucho antes. Algunos cristianos, anteriores a la Reforma protestante, ya enseñaban parte de sus doctrinas en esta isla europea, tales son los casos de Anselmo de Canterbury y John Wycliffe. El primero, a inicios de siglo XII, enseñaba sobre la Gracia predestinante de Dios que da la salvación a los creyentes; y el segundo, en el siglo XIV, enseñaba sobre la supremacía de la Biblia como regla de fe para los cristianos. Por esto, la iglesia anglicana se reconoce como una iglesia con "tradición protestante" antes de la Reforma, y no tiene a un reformador en específico que la haya reformado. Luego de la separación de Roma que Enrique VIII promulgó, la libertad religiosa que se obtuvo permitió dar más fuerza a la enseñanza de las doctrinas que desde mucho antes ya circulaban por Gran Bretaña. 

Por esto los anglicanos se reconocen como "católicos", es decir, parte de la iglesia universal e histórica que sigue la huella de Jesús y sus apóstoles; pero "reformados", es decir, como parte de aquel proceso del siglo XVI que buscó retornar al testimonio original del cristianismo de los primeros siglos de nuestra Era.  

En el siglo XIX, la Iglesia Anglicana llega a Chile por medio de misioneros que trajeron el evangelio, principalmente a los pueblos indígenas en el sur de nuestro país, especialmente a los mapuche, y en los principales centros urbanos -donde había británicos residentes en nuestro país-, tales como: Iquique, Valparaíso, Santiago, Concepción y Punta Arenas. Con la migración campo-ciudad del siglo XX, muchos mapuche anglicanos migraron a las ciudades, lo que motivo el establecimiento de iglesias misioneras de habla hispana, entre los chilenos; así en mayo de 1985 nace la iglesia El Salvador en la comuna de San Joaquín en la ciudad de Santiago. 

Hoy día, en nuestra iglesia se encuentran diversos hombres y mujeres, reunidos como un solo pueblo que adora al Dios vivo. Motivados por el Espíritu Santo, perseverando en oración, estudio bíblico y la comunión, buscamos que San Joaquín conozca quién es el Salvador, que ha sanado, liberado y restaurado nuestras vidas: es Jesucristo el Señor.

"Por tanto, al Rey eterno, inmortal, invisible, único Dios, a El sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén" (1 Timoteo 1, 17)

En qué creemos

Los 39 Artículos de Religión, que expresan la doctrina oficial de la Iglesia Anglicana de Chile, tomaron, para todo efecto práctico, su forma actual en el año 1571 en Inglaterra. Fueron la obra de un movimiento teológico que abrazó el enfoque bíblico de la reforma y quiso excluir enseñanzas incompatibles con la revelación bíblica provenientes tanto de la iglesia medieval como de algunas tendencias radicales de la reforma. No son un compendio pleno o sistemático de creencias, sino una declaración de la postura de la Iglesia inglesa sobre algunos de los puntos principales que fueron discutidos en aquel tiempo.


Su propósito fue mantener la unidad de la Iglesia Anglicana en Inglaterra y Gales, evitando el exceso de diversidad y fortaleciendo el común acuerdo sobre la religión verdadera. Al no haber sido revisados por más de 400 años — salvo para adecuar al contexto actual fuera de Inglaterra los art. XXXVI y XXXVII sobre las relaciones con las autoridades civiles —, los Artículos reflejan el ambiente de su época en que la polémica se desarrollaba en paralelo con el estudio crítico. Esto explica la forma severa en que se formulan algunas de las críticas contra los abusos romanos.


Por siglos desde su aprobación oficial en 1571, los ministros de la Iglesia Anglicana hicieron una declaración de asentimiento a los Artículos con ocasión de su ordenación y nombramiento a cargos pastorales. En muchas partes — provincias — de la Comunión Anglicana durante los últimos cincuenta años, la forma de asentimiento ha sido modificada a fin de que represente la aceptación general de los principios resumidos en ellos en vez de la ratificación al pie de la letra de cada afirmación específica. En Chile, se ha retenido deliberadamente una forma de asentimiento específica por considerar que ésta es un requisito de mucha importancia para la protección de una doctrina pura y sana en la Iglesia.


La lectura y el estudio de los artículos también pueden ser de mucho provecho para todos los miembros de la Iglesia para clarificar y enfatizar la enseñanza bíblica de la Iglesia Anglicana sobre los temas que se tratan.. Dicho esto, es necesario agregar que es preciso complementar sus enseñanzas para resolver cuestiones que fueron ignoradas en aquella época y algunos artículos necesitan de interpretación para hacerles relevantes para las circunstancias de hoy.

Una animación expresa más que 1.000 palabras

Te dejamos el siguiente vídeo animación para expresar lo que expermientamos cuando somos alcanzados por la gracia de Dios.