Recomendamos

Material Cristiano

31.12.2014 10:51
Esta sección está dedicada a la publicación de material cristiano que sirva para la edificación de la fe y conocimiento de la doctrina centrada en el Evangelio. Esperamos que sea de bendición para todos los que visitan este sitio web ¡Que Dios les bendiga!  

Las 5 Solas: un fundamento de la fe reformada

Cinco solas es la denominación conjunta para cinco frases en latín que surgieron durante la Reforma Protestante y resumen las creencias teológicas básicas de los reformadores o protestantes que entraban en contraposición con la doctrina católica.

La palabra latina sola significa en español “solo” o “solamente”. Las cinco solas expresaban cinco creencias fundamentales, que los reformadores entendían como pilares esenciales para la vida y práctica cristianas. Todas y cada una de las solas rechazaban o se oponían explícitamente a prácticas y doctrinas extendidas a comienzos del siglo XVI en la cristiandad latina y que los reformadores criticaban, atribuyuéndolas a la usurpación de competencias, atributos o cualidades por la jerarquía eclesiástica de la Iglesia católica, y especialmente por su cabeza, el Papa; y que en realidad correspondían, o bien únicamente a Dios, o bien a todos los cristianos (sacerdocio universal).

Sola scriptura (“solo por medio de la Escritura”)
Sola scriptura enseña que solo la Biblia es la palabra de Dios autoritativa e inspirada, es decir, la única fuente de doctrina cristiana, y que es accesible para todos, es decir, que es capaz de ser entendida con claridad, y se puede autointerpretar por medio de ella misma. El decir que la Biblia no necesita interpretación fuera de ella misma es una idea que se opone directamente a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia ortodoxa, las antiguas iglesias orientales ortodoxas, la Iglesia copta, el anglocatolicismo y la Iglesia católica, las cuales enseñan que la Biblia sólo puede ser interpretada fielmente por medio de la tradición apostólica; estando ésta representada para la tradición Católico-romana por el Magisterio (que es la autoridad de enseñanza que tienen los obispos en unión con el Papa). A Sola scriptura a veces se le llama el principio formal de la Reforma, puesto que es la fuente y norma para el principio material, Sola fide.

Sola fide (“Solo por la fe Dios salva”)
Sola fide es la enseñanza que dice que la justificación (interpretada en la teología protestante como “ser declarado justo por Dios”, y se asume que significa “salvación”) se recibe sólo por la fe, sin ninguna mezcla ni necesidad de buenas obras, aunque en la teología protestante clásica, la fe salvadora siempre se evidencia por las buenas obras. Algunos protestantes ven esta doctrina resumida con la fórmula “la fe produce justificación y buenas obras” y contrastada con la fórmula católico-romana “fe y buenas obras producen justificación”.

Sola gratia (“solo por la gracia”)
Sola gratia es la doctrina que sostiene que la salvación viene sólo por la gracia divina o gracia de Dios; es decir, por un “favor inmerecido”, no como algo que el pecador haya conseguido por sus propios méritos.

Solus Christus o Solo Christo (“solo Cristo” o “solo a través de Cristo”)
Solus Christus enseña que Jesucristo es el único mediador entre Dios y el hombre, y que no hay salvación por medio de ningún otro.

Soli Deo gloria (“la gloria solo para Dios”)
Soli Deo gloria enseña que toda la gloria es sólo para Dios, puesto que la salvación sólo se lleva a cabo a través de su voluntad y acción; no sólo el don de la redención todo-suficiente de Jesús en la cruz, sino también el don de la fe en esa redención, creada en el corazón del creyente por el Espíritu Santo.

Si no tienes una Biblia, te recomendamos hacer click aquí para que puedas descargar gratuitamente una en tu equipo.

La enseñanza del catecismo desde el hogar cristiano

Comúnmente un cristiano evangélico latinoamericano tiende a creer que un catecismo forma parte de las prácticas propias de la iglesia católica romana, ya que la "catequesis" le suena a una de las reuniones en que los católicos se reúnen y aprenden su doctrina. Pero lo cierto es que el catecismo forma parte de las prácticas propias de las primeras iglesias cristianas, el mismo origen griego de la palabra kathe-kumbin (catacumba) nos da una señal de que esta práctica se difundió en aquellas primeras iglesias: efesios, colosenses, corintios, gálatas, etc., todas ellas fueron iglesias de habla griega. En relación a los primeros cristianos en tiempos de los apóstoles y las primeras iglesias, ellos utilizaban las catacumbas para celebrar el culto divino y enseñar la doctrina de la fe a los recién convertidos. De ahí surge la palabra catecúmeno.

“Catecúmeno” era el nombre aplicado a quien no había sido todavía iniciado en los sagrados misterios, pero experimentaba un curso de preparación para este propósito. La palabra aparece en Gálatas 6, 6: “Dejen al que es instruido en la palabra, [ho katechoumenos, is qui catechizatur] participarle a quien le instruye [to katechounti, ei qui cathechizat] de toda clase de bienes.” Otras acepciones del verbo katicksein aparecen en 1 Corintios 14:9; Lucas 1:4; Hechos 18:24.
Como la aceptación del Cristianismo implica la creencia en un cuerpo de doctrina y la observancia de la Ley Divina (“enseñen, hagan discípulos, preparados”; enseñándoles a guardar todo lo que yo he mandado a ustedes”, Mateo 28:20), está claro que alguna clase de instrucción preliminar debe haber sido dada a los conversos. En el tiempo de los apóstoles esto podría variar según fueran judíos o paganos, y era naturalmente simple en carácter y corto en duración. Sin embargo, cuando las iglesias comenzaron a organizarse, la instrucción y probidad serían más largas y más elaboradas. Así, desde la fecha de la Epístola a los Gálatas (año 56-57?) nos encontramos con las menciones de catequista y catecúmeno. 

Lamentablemente, en la actualidad, muchos cristianos evagélicos han basado su fe en dos peligrosos pilares: la creencia popular o una tradición que ignora la revelación de las Sagradas Escrituras. Pero para la instrucción y el conocimiento de las verdades bíblicas fueron elaborados los catecismos, a fin de que la fe cristiana no se corrompa por los peligrosos pilares mencionados, sino que sea fortalecida por la Palabra de Dios y se fundamente en lo que Él ha revelado a su pueblo. 

A continuación presentamos dos catecismos elaborados por teólogos y pastores basados en la fe reformada, que buscan enseñar los principios básicos del cristianismo bíblico. Esperamos que sean útiles para la enseñanza de los hijos, para la edificación de muchos matrimonios en cada hogar y para el crecimiento espiritual de cada cristiano:

Catecismo de Westminster de 1646 en una versión actualizada para niños, elaborada por el pastor colombiano Carlos Marín (leer on-line / descargar pdf).

Catecismo de Heidelberg de 1563 en una versión española, publicada por la Fundación Editorial de Literatura Reformada (leer on-line / descargar pdf).